New Marriot Marquis Times Square

- & categoría , .

NEW YORK MARRIOTT MARQUIS, todo lo que nos brinda su única ubicación en Manhattan nos brinda…

En nuestras últimas vacaciones decidimos tomarnos unos días para visitar una vez más la fantástica ciudad de Nueva York, y si bien elegimos ir en los comienzos de la primavera este año el invierno se alargó un poco más y nos deparó algunas sorpresas. Entre ellas, no pospusieron el vuelo un día por una tormenta de nieve, lo que nos aparejo perder las entradas para ver el show de Justin Timberlake en el magnífico Madison Square Garden, pero así es Manhattan siempre nos sorprende, por eso es uno de nuestros destinos favoritos. Y como los viajes están llenos de imprevistos e imponderables, es fundamental, contar con un hotel que nos contenga y ayude ante cualquier eventualidad, por eso siempre el Marriott Marquis New York es nuestra elección, ellos nos solucionaron el cambio de fecha de llegada y lo principal lograron que nos devuelvan el dinero de las entradas perdidas además de conseguirnos increíbles lugares para ver el recital del mejor de los cantantes en Newark en el estadio Prudential Center, uno de los mejores recitales que nos tocó presenciar. Por estas cosas es que es tan importante que a la hora de elegir el hospedaje, no solo nos fijemos en las instalaciones sino también en la atención del personal y la contención que nos brindan ante cualquier imprevisto, ya sea, climático como en nuestro caso, u otro tipo de emergencia. Así mismo elegimos este hotel por su estratégica ubicación, en pleno corazón de Times Square, que nos permite ir caminando a todos lados, además de las espléndidas vistas la luminosa ciudad.

New Marriot Marquis Times Square

Esta ciudad nos brinda una opción tras otra, se puede disfrutar ya sea con poco o nada de dinero o con mucho. Estuvimos 4 noches e hicimos de todo, no perdimos ni un solo minuto. Llegamos al hotel bien temprano y la habitación ya nos estaba esperando, el lobby se ubica en el octavo piso al igual que el fabuloso desayunador donde disfrutamos cada mañana bien temprano del mejor desayuno buffet, mi favoritos son los omelette recién preparados, además el Crossroads American Kitchen & Bar también está abierto para el almuerzo y la cena. Si quieren algo más al paso pueden pasar por el Starbucks o Fresh Bites: In- Room or On-the-Go. Pero mi consejo es que aunque sea una vez prueben el desayuno buffet ya que es uno de los mejores de Manhattan.
Nuestra habitación se encontraba en el piso 30 con vista hacia Times Square, muy cómoda y lo mejor de todo fue que estaba en el mismo piso donde se encuentra el Concierge Lounge que teníamos incluido, en el alli disfrutamos deliciosos platillos y bebidas y tomamos alguna copa de vino, ideal para descansar después de un día de largas caminatas.

No me quiero olvidar de al impecable restaurante The View Restaurant & Lounge es cual permite tener una vista de toda la ciudad ya que gira lentamente, y lo mejor de todo es la excelente carta que nos ofrecen.

Durante nuestra estadía tuvimos la suerte de ver varios eventos que se realizaron en el mismo, y nos acercamos a ver de qué se trataban, por ejemplo, hubo concursos de ballroom, selección de pequeñas princesas, y muchas cosas más.

Ahora bien, qué hicimos, en primer lugar aprovechamos la hermosa nieve que nos regaló la primavera y nos fuimos a recorrer el hermoso Central Park,nosotros vamos caminando a todos lados,nos encanta porque asi descubrimos lugares maravillosos. En el parque creo que sacamos cientos de fotos, nos lanzamos bolas de nieve, visitamos sus lagos, la pista de patinaje, el emblemático Strawberry fields creado en memoria de John Lennon, trepamos rocas, mi hija se divirtió un rato en los juegos de niños y perseguimos algunas ardillas. Obviamente un paseo que nos llevó varias horas y no nos costó ni un centavo, y sobre todo disfrutamos muchísimo en familia.
Visitamos en la legendaria tienda Macy’s que presentaba el Flower Show “Once Upon a Springtime”, los escaparates y decoraciones más espectaculares de primavera como solo NYC nos puede ofrecer.
Cruzamos el maravilloso Brooklyn Bridge, caminando obviamente, y bajamos a pasar un lindo rato en la hermosa bahía de Brooklyn, lugar fantástico para tomar fotografías del skyline de
Manhattan.

New Marriot Marquis Times Square

Subimos a tres de los grandes edificios de la ciudad, cada uno de ellos nos brinda las mejores vistas de la ciudad y a su vez nos hacen sentir distintas sensaciones, primero fuimos al Rockefeller Center- top of the Rock, lo mejor de este mirador es que le podemos tomar fotografías al emblemático Empire State al que fuimos al día siguiente, visita ineludible que nos recuerda todas las películas románticas de Hollywood.

También subimos al mirador de la Freedom Tower, el One World Observatory, en la zona del World Trade Center, aquí más allá de la vista, se viven sensaciones muy emotivas y aunque uno no suba es imprescindible visitar esta zona para comprender la magnitud del dolor que se vivió es algo inimaginable y admirable el poder de transformación.
Mi hija se dio el gusto de patinar en la hermosa pista del Rockefeller Center, una experiencia inolvidable.

Visitamos varios museos, nuestro favorito y al que nunca dejamos de ir, es The Metropolitan Museum of Art, déjense varias horas para recorrerlo es inmenso y maravilloso. Tampoco dejamos de lado el American Museum of Natural History, atractivo y sorprendente de principio a fin.

Volvimos a ver después de varios años el clásico musical de Broadway The Lion King, y nos sorprendió como la primera vez. Si van a Manhattan no dejen de ver algún musical, no importa la ubicación, solo la experiencia vale la pena, es algo maravilloso el talento de cada uno de los actores.

Nunca nos privamos de degustar un delicioso, exultante y legendario sandwich de pastrami en Katz Delicatessen, no van a probar nada igual.
En realidad puedo escribir hojas y hojas sobre las maravillas hay para hacer en NYC, por algo es una de las ciudades más visitadas del mundo, por eso es que cada vez a que podemos volvemos y nunca nos aburrimos. Lo mismo nos pasa con el Marriott Marquis, lo volvemos a elegir no solo por su ubicación, sus comodidades y su magnífico gimnasio el que mi esposo adora, sino por la excelencia en atención y resolución de problemas.

Dirección: 1535 Broadway, New York, NY 10036, EE. UU.
Teléfono: +1 212-398-1900

Notas recomendadas para tí