Glenfarclas Whisky

- & categoría .

Glenfarclas es conocida por la producción de Single Highland Malt Scotch Whisky con estilo tradicional de Speyside, marcado por la influencia de jerez. Producimos una amplia variedad de whiskies desde apetitosa de tonos frescos de 10 años de edad, hasta los sabores intensos de 30 años de edad. Uno de los placeres de Glenfarclas se encuentra en la exploración de las diferencias sutiles entre la gama.

The Family Casks o La Familia de Barricas, hacen parte de una colección única de las mejores barricas individuales (single casks) de las bodegas de la destilería. Lanzado en 2007, la colección inicialmente tenía 43 embotellados de barricas individuales, con una barrica de cada año desde 1952 hasta 1994. Nuestra intención es de seguir ofreciendo lo más selecto de esa variedad de barricas individuales consecutivas del whisky añejo. Por eso desde 2007 hemos lanzado siete productos más de reserva, para reemplazar las barricas que ya se han vendido, y además para continuar la variedad para incluir 1996. The Family Casks son embotellados con grado de alcohol natural y color natural, lo que permiten apreciar la diferencia sutiles entre cada barrica y la historia del Glenfarclas.

Desde 1865 Glenfarclas ha sido cuidado y manejado por sólo la familia Grant. El 8 de Junio 1865 John Grant adquirió el arrendamiento de la granja Rechlerich y como parte de la transacción compró la destilería Glenfarclas por £511.19s.0d Libras Esterlinas. Desde entonces Glenfarclas se encuentra como una de las muy pocas destilerías en Escocia que sigue siendo dirigido y mantenido por la familia. Ahora en las manos de la quinta y sexta generación de la familia, los Grants siguen estando comprometidos a la visión de crear el Single Highland Malt Whisky de la mejor calidad, en el estilo tradicional de Speyside.

El carácter distinto de Glenfarclas Single Highland Malt Scotch Whisky, con lo cual necesita tres ingredientes esenciales; agua de fuente, cebada malteada y levadura, es debido a la dedicación de la familia a los métodos tradicionales de la destilación. El secreto se encuentra en una combinación de la forma única de los alambiques, además de su gran tamaño, las barricas de roble especialmente seleccionados, y el estilo y ubicación de las bodegas.

 

Glenfarclas 105 – 60º de alcohol.
Color: Dorado oscuro con reflejos de turba.
Nariz: Complejo, a roble, manzanas y peras, y una tentadora dulzura de toffee.
Sabor: Seco y directo, evoluciona con rapidez para revelar unas sabrosas especias combinadas con apuntes a roble y fruta ajerezada.
Final: Increíblemente suave para su graduación alcohólica, maravillosamente cálido, con ahumados persistentes aunque muy redondo.
Comentarios: Un gran whisky que contiene todos los sabores de todos los Glenfarclas en una sola copa. No tenga miedo del grado de alcohol y pida un 210 si se atreve!! Su suavidad hacen al 105 muy bebible por si solo, a pesar de ser un cask strength, pero les sugiero añadirle un poquito de agua, si quieren explorar su grandeza y profundidad.

Glenfarclas Whisky 40 años – 46º de alcohol.
Color: Sabroso y misterioso oro viejo.
Nariz: Cuero antiguo, nueces, y chocolate
con pasas.
Sabor: Entrada ligeramente dulce, naranjas y chocolate que evolucionan hacia un delicioso gusto de azúcar moreno, acaramelado.
Final: El final es seco y rezuma taninos envueltos en sabrosos granos de cacao negro. Deja que el whisky respire o añade una o dos gotas de agua para abrirlo totalmente.
Comentarios: Este nuevo Glenfarclas 40 años , se embotelló por primera vez en Marzo de 2010 y ha sido puntado con un 95/100 por el Malt Advocate Magazine.

30 años – 43º de alcohol.
Color: Un precioso oro oscuro.
Nariz: Aromas muy complejos con fruta y notas malteadas fuertemente ajerezadas.
Sabor: Con jerez, cognac, brandy, fruta, frutos secos, mazapán y pastel, se trata de un pastelillo de navidad puesto en una copa!!
Final: Un whisky que nunca quieres acabar y esta muy cerca de ser eterno. El final es exquisito con un sabor real a chocolate quemado detrás del paladar.
Comentarios: Esta maravilla fue destilada en tiempos de mi abuelo, así que es a él a quien tenemos que agradecerle la maravillosa profundidad de este 30 años. Fueron las barricas que él compró las que lo hicieron tan extraordinariamente sabroso. El 30 años fue galardonado como “El Mejor Whisky de Malta Comercializado en Australia” en el 2009 y fue un Oro en la International Spirits Challenge del 2006.

25 años – 43º de alcohol.
Color: ámbar con oscuros destellos dorados.
Nariz: Complejo, pero refinado, con tentadores aromas de mermelada, miel, café recién molido, jerez y nueces. Algunos taninos de roble.
Sabor: Cuerpo potente y robusto, el jerez y el roble luchan por ganar la atención pero ninguno llega a dominar.
Final: Intenso, duradero, humo seco y malta. Un gustoso chocolate negro se instala detrás de la boca para completar el sabor de este 25 años.
Comentarios: Un gran whisky de sobremesa tan sabroso y potente que es un postre en si mismo, con un final interminable. En 2010 recibió una medalla de oro y fue elegido “mejor de su categoría” en el International Wine and Spirits Competition.

21 años – 43º de alcohol.
Color: ámbar oscuro con reflejos dorados.
Nariz: Intensa, llena de aromas – fruta ajerezada, nueces, almendras, ligeras notas cítricas, todo enlazado con una dulzura avainillada.
Sabor: Cuerpo potente, redondo y sabroso que evoluciona lentamente hacia sabores afrutados, ahumados y especiados.
Final: Persistente, suave y ahumado con recuerdos a chocolate detrás de la garganta.
Comentarios: Un whisky increíblemente redondo que te deja fresco y contento. Siempre se hace merecedor de una segunda copa. En 2010 recibió una medalla de oro y fue elegido “mejor de su categoría” en el International Wine and Spirits Competition.

18 años – 43% alcohol
Color: campo de cebada soleada
Nariz: una frescura agradable con notas de azucarillo, limón y un toque de vainilla. Agregue unas gotas de agua para desarrollar más frutas cítricos y avellanas tostadas.
Sabor: con más cuerpo y fuerza que sugiere el aroma. Miel dulce y tonos cítricos en la nariz se transforman en cremoso dulce de leche, frutas secas, almendras, manzanas rojas y pasas.
Final: duradero, suave y agradable
Exclusivamente por el mercado de Travel Retail

17 años – 43% de alcohol
Color: Ámbar intenso
Nariz: compleja, con aromas acaramelados, frutas ajerezadas y aromas de humo turbado
Sabor: sabor intenso, con excelente equilibrio, desarrolla gradualmente, lleno de tonos dulces de jerez malteada, y un toque de humo de turba.
Final: duradero y suave, con un toque de especias y dulzura ajerezada
Comentarios: toques de roble, compleja pero con equilibrio. Combina la suavidad de nuestros whiskies más joven con la gran intensidad de nuestros whiskies añejos.
Embotellado en cantidades limitadas principalmente por los mercados de Norte América, Japón y comerciantes de Travel Retail

15 años – 46º de alcohol.
Color: Precioso ámbar dorado.
Nariz: Compleja, ajerezada, turba deliciosa, ligeros aromas a mantequilla escocesa con apuntes de frutos secos.
Sabor: Cuerpo potente con un balance soberbio de dulzura ajerezada, notas de malta y sabores a turba.
Final: Persistente, gloriosamente ajerezado, dulce, ahumado sutil y distinción.
Comentarios: Con una mayor complejidad que nuestros whiskies más jóvenes este es una gran whisky para amantes del whisky. Se embotella a 46% sencillamente porque mi abuelo lo prefería con esta graduación. Sigue siendo uno de los favoritos de la familia.

12 años – 43º de alcohol.
Color: Oro ámbar brillante.
Nariz: Fresco y maravillosamente ligero, fruta ajerezada combinada con una tentadora dulzura especiada y notas de sabroso roble.
Sabor: Cuerpo potente con una fruta ajerezada deliciosa, roble y un apunte de turba.
Final: Largo y lleno de sabor, con una persistencia especiada
Comentarios: Una excelente introducción al estilo de la destilería. En 2010 recibió una medalla de oro y fue elegido “mejor de su categoría” en el International Wine and Spirits Competition.

10 años – 40º de alcohol.
Color: Oro pajizo brillante.
Nariz: Tentadores notas malteadas de dulce jerez envueltas en un delicado humo y unas sutiles especies. Al calentarse la copa revela miel y vainilla.
Sabor: Delicado y ligero, con una combinación de dulzor ajerezado y malta. Apuntes de frutos secos, vainilla, canela y clavo de olor llevan las sensaciones un poco más lejos.
Final: Largo, suave y especiado, con una deliciosa, aunque delicada, persistencia ahumada.
Comentarios: De una gloriosa suavidad, y sin embargo con la profundidad que se espera normalmente en un aguardiente mucho más añejo. Un aperitivo excelente.

Notas recomendadas para tí