El reloj más caro del mundo y el Omega de James Bond

- & categoría .

Dicen que una piedra preciosa o un diamante es para siempre… sobre todo si está engarzado en un exclusivo reloj valorado en 5 millones de dólares (cerca de 4 millones de euros), la pieza de su clase más cara del mundo. Se trata de un modelo único producido por la marca LVMH (Louis Vuitton Moët Hennessy Hublot), que este año ha protagonizado el optimismo de los relojeros durante la feria Baselworld, el importante salón mundial de relojería y joyería que se acaba de celebrar en Brasilea, Suiza.

Louis Vuitton Moët Hennessy Hublot

Louis Vuitton Moët Hennessy Hublot

Y es que tras un año de éxito en cuestión de exportaciones, la industria se prepara para más tener aún más ventas en 2012 pese a la recesión económica en Europa y la posible desaceleración china. Así bien, a pesar de que podríamos pensar que los clientes están reduciendo sus compras, Hublot ha vendido el reloj de oro blanco y con incrustaciones de diamantes -1.282 cristales, para ser exactos- en pocos días. El fabricante suizo mostró la pieza durante una conferencia de prensa en la citada feria y, días más tarde, hizo pública la venta del mismo a un minorista asiático.

Con esta noticia, no es de extrañar que la confianza de los fabricantes en cuestión de las futuras ventas sea tan plena. Tan solo en este evento, que dura diez días, algunas marcas realizan hasta el 70% de sus ventas anuales.

El reloj de James Bond, el más deseado

En otra parte de Baselworld, el responsable del grupo Swatch y Omega adelantó que la firma podría superar el récord del año pasado con un poco de ayuda de James Bond. El actual agente 007, interpretado por Daniel Craig, vuelve a llevar un Omega en su última película, y este saldrá a la venta en otoño con un impacto seguro y directo sobre las ventas. “Normalmente no hablamos de embajadores de la marca”, dijo el consejero delegado de Omega, Stephen Urquhart, cuya empresa también tiene acuerdos de publicidad con George Clooney y Nicole Kidman. “Pero Bond es enorme”.

Parece que el mundo de relojes no entiende de crisis. Entre tuercas y manecillas, todos los cuentos tienen un final feliz.

Notas recomendadas para tí