MINI John Cooper Works Roadster

- & categoría .

En ruta en el nombre de una leyenda: el nuevo MINI John Cooper Works Roadster es la encarnación de diversión ilimitada al volante.

El potente biplaza de 211 CV (155 kW) / 6.000 rpm además lleva a bordo: el botón Sport así como la función overboost que proporciona una ración extra de aceleramiento. El overboost aumenta al momento la fuerza de propulsión en 20 unidades a hasta 260 Nm. Si se activa el botón Sport, la dirección muestra reacciones notablemente más espontáneas y el acelerador reacciona inmediatamente a la presión. Como además el sonido del doble tubo de escapa se agudiza, hay una norma estricta antes de activarlo: abrir la capota de lona.

Con la capota abierta, el deportivo muestra a todo el mundo lo que es un verdadero roadster y atrae las miradas. No te preocupes: pisando brevemente el acelerador dejarás atrás a todos los envidiosos. Porque lo único que importa es la próxima aventura.

En un MINI John Cooper Works Roadster se llega a la próxima aventura más rápido que un huracán. Porque para eso está hecho el propulsor con genes del mundo de las carreras.

MINI John Cooper Works Roadster

MINI John Cooper Works Roadster

La aguja del velocímetro tiene que sufrir cuando el motor extraordinariamente potente muestra su lado de corredor. Al acelerar de cero a 100 km /h, la aguja vuela por la esfera en tan solo 6,5 seg. Y quien quiera ver cómo la aguja alcanza el tope izquierdo deja el pie en el acelerador, hasta la velocidad máxima de 237 km/h. Lo que siempre llevarás contigo: la combinación de agilidad y estabilidad. Sobre todo los refuerzos antitorsión detrás de los asientos aumentan la rigidez del chasis permitiendo así un estilo de conducir deportivo en cualquier situación. Para que el biplaza se quede literalmente pegado al asfalto a altas velocidades, el alerón trasero se despliega automáticamente a los 80 km/h. La aerodinámica reduce de este modo las inestabilidades en el eje trasero. Así que ya no hay obstáculos que impidan lanzarse a la próxima aventura. Pero, cuidado. Con este derroche de fuerza, es posible que los 365 días del año no sean suficientes para tanta aventura.

Repleto de buenas ideas. Las barras antivuelco de acero inoxidable pulido, un alerón trasero que se despliega automáticamente y un sistema de carga variable que comunica el habitáculo con el maletero de 240 litros. Es decir, un montón de detalles inteligentes combinados con el puro espíritu aventurero.

Cifras que hablan por sí mismas:
Tanto si el MINI John Cooper Works Roadster requiere el máximo de potencia o si se desliza por el firme, el propulsor nunca gasta más combustible del necesario en la situación específica. Para que la parada en la gasolinera se convierta en algo secundario.

En lo que es generoso este ágil biplaza es su extraordinaria fuerza de propulsión a cualquier régimen. Lo que permite un estilo de conducción relajado sin necesidad de muchos cambios de velocidad. Porque a veces también apetece volver a casa relajado en un MINI John Cooper Works Roadster después de vivir una aventura.

Gran ancho de vía y distancia de ejes, voladizos cortos, centro de gravedad bajo y ‘una rueda en cada esquina’. El MINI John Cooper Works Roadster es un deportista nato con una estabilidad excelente y perfecto para la próxima aventura emocionante.

Datos que aceleran
Construidos para el rendimiento máximo: el motor impresiona por su potencia inmensa. Cada uno de los componentes tiene que pasar duras pruebas antes de merecer el distintivo “John Cooper Works”. Resultado: características de un motor apto para carreras así como pistones y válvulas muy fuertes. Hacen que el motor de inyección directa de 1,6 litros alcance su rendimiento máximo. Con overboost, el par máximo se vuelve a aumentar en 20 Nm a hasta 280 Nm.

Haciendo honor a sus raíces
El impulso innovador y la máxima calidad siguen vivos. La gran resistencia a la torsión permite una conducción perfecta. Ergonomía del cuadro de instrumentos para un manejo óptimo. Y el eje trasero multibrazos garantiza una tracción óptima.

El MINI John Cooper Works Roadster demuestra su fuerza en todo momento y hace estremecerse a quién le mire.

Su aspecto revela que se trata de un roadster de pura casta. Así saltan inmediatamente a la vista la reducida superficie frontal con el parabrisas muy inclinado, la capota concisa así como la característica zaga. Además el kit aerodinámico de serie así como las exclusivas llantas Cross Spoke Challenge subrayan perfectamente su dinamismo.

Diseño
Abre la capota semiautomática y observa cómo se oculta en 10 segundos tras las barras antivuelco de acero inoxidable pulido. No dejará de impresionarte. Es recomendable llevar a bordo el sistema opcional Always Open Timer que mide el tiempo en el que el coche se enfrenta a cualquier aventura con la capota abierta o plegada.

El fogoso biplaza incluso aprovecha el viento contrario. A partir de los 80 km/h se despliega el alerón trasero eléctrico. Éste reduce las inestabilidades en el eje trasero garantizando así la conducción excelente del MINI John Cooper Works Roadster.

Diseño interior, lo más destacado
El MINI Cooper Roadster acelerará tus pulsaciones incluso antes de arrancar. Deslízate en el asiento del conductor, abre la capota semiautomática y deja que la luz invada su interior de alta calidad.

Y para darle el toque especial está, por ejemplo, el color Chili Red. En lo que a espacio se refiere, el Roadster también es generoso. El musculoso biplaza es absolutamente práctico con su maletero de 240 litros de volumen. Y gracias a los espacios para guardar objetos detrás de los asientos, el MINI John Cooper Works Roadster se convierte en un genio de la amplitud.

Para el máximo placer de conducir dirección a la próxima aventura están los dos asientos deportivos Recaro, disponibles opcionalmente, en cuero o alcántara, que garantizan la sujeción segura a gran velocidad en curvas

Espacio interior
Aunque el MINI John Cooper Works Roadster prescinda de los asientos traseros, hay espacio suficiente en el interior.

El maletero de 240 litros de volumen se puede cargar de forma clásica desde atrás o también cómodamente desde el habitáculo por el hueco correspondiente. Y si no fuera suficiente, incluye además incontables opciones para guardar objetos en el habitáculo.

Abre en segundos la capota semiautomática y siente sobre ti el cielo infinito. Una opción con mucho estilo para tu MINI Roadster, ya que la capota se repliega tras los asientos y ello te permite disfrutar de más espacio en el maletero para almacenar tu equipaje y conservar el más puro estilo de conducción roadster.

El maletero
El MINI John Cooper Works Roadster no solo aprovecha al máximo cada centímetro cúbico en el capó. También en la parte trasera el deportivo convence. Con un maletero de 240 litros de volumen, el MINI John Cooper Works Roadster es absolutamente práctico.

Y gracias al plano de carga muy bajo, el equipaje se carga en un abrir y cerrar de ojos. El hueco que comunica el maletero con el habitáculo crea más espacio hacia delante. Así se pueden llevar sin problemas objetos grandes o voluminosos como esquíes y tablas de snowboard.

Debajo del plano de carga hay más utilidad: aquí se encuentra una caja robusta en la que se pueden guardar objetos de forma segura y a la que se puede acceder también desde el habitáculo.

Para que te puedas concentrar en lo esencial: quedarte sentado en tu sitio y lanzarte a una nueva aventura.

Notas recomendadas para tí